Así trata a los conductores de Uber y Cabify la empresa con más licencias VTC

Quizás nunca hayas oído hablar de Moove Cars pero si te decimos que se trata de una de las empresas con más licencias VTC (Vehículos de Turismo con Conductor) en España y que seguramente sus conductores te hayan transportado a través de Uber o Cabify, ya vayas entendiendo su modelo de negocio. En las siguientes líneas trataremos de explicar el desempeño de dicha empresa y como algunos conductores están atravesando un verdadero calvario a pesar de que de puertas hacia fuera parece el típico caso de éxito español con números increíbles.

Hace varios años miles de familias que viven del mundo del Taxi vieron atónitas como varias empresas podían dar el mismo servicio que ellos con mejores precios y, en líneas generales, con mejor atención al cliente. Fue un momento duro. La mayoría de los usuarios apostaron por estos nuevos servicios, dejando de un lado al mundo del Taxi y cuestionando su viabilidad como negocio. Después de varias huelgas, negociaciones fallidas entre el Gobierno y los diferentes colectivos, el conflicto sigue abierto y no parece que vaya a solucionarse a corto plazo. En cualquier caso en el siguiente artículo nos vamos a adentrar en el corazón de la empresa con mayor número de licencias VTC.

El pasado mes de marzo diversos medios de comunicación se hicieron eco de la creación de Moove Cars, una empresa apoyada económicamente por el fondo estadounidense Kind Street Capital Management con 300 licencias VTC y 600 conductores para operar en las principales ciudades de España. Un auténtico coloso del sector que llegó en el momento adecuado y con el respaldo económico suficiente como para convertirse en una referencia en el transporte VTC. En la nota de prensa que recibieron los medios la compañía anunció un ambicioso plan para alcanzar el 20% de todas las licencias y así disponer de la mayor flota de vehículos en todo el Territorio Nacional.

Nació en 2016 al calor de las apps de transporte

El fenómeno de Uber, Lift, Cabify y otras aplicaciones comenzó años atrás y debido a su éxito abrumador un grupo de inversores españoles decidió crear esta sociedad para tratar de dominar el sector en España. En 2016 compraron diez licencias y a partir de ahí todo fueron entradas de nuevos socios y de capital para la adquisición de más VTC y de la flota de vehículos que tiene actualmente la compañía.

Jaime Castellanos es el Presidente de dicha sociedad. Este empresario que presidió desde el año 1998 el Grupo Recoletos (propietario en aquel entonces de Expansión, Marca o Telva) fue en 2005 y 2006 una de las personas más influyentes de España según publicó El Mundo. Además de Castellanos, otros empresarios como Jon Riberas, copropietario de Gestamp, Pedro del Corro, Francisco González Camino, Raúl Ambit, Álvaro Garteiz o Rafael García Tapia, también entraron en el proyecto. Personas de peso con gran capacidad inversora y sobre todo con contactos, muchos contactos.

Moove Cars compite directamente con Vector Ronda Teleport, una empresa propiedad de Rosauro Varo, ex dueño de Pepephone que realiza la misma actividad y también aspira a controlar 2000 licencias a medio plazo. Ambas compañías quieren dominar las flotas que utilizan Cabify y Uber en España para transportar viajeros. Un negocio con mucho futuro que mantiene en jaque al histórico sector del taxi y que apunta muy alto si atendemos a la evolución de las plataformas de transporte en otros países.

No todo es tan bonito

Según publicó el diario Expansión el pasado 21 de marzo, Manuel Puga, Consejero Delegado de Moove señaló que el objetivo de la empresa era crear 10.000 empleos y transportar nada más y nada menos que 100.000 pasajeros al día. El propio directivo declaró que su empresa era una buena salida para desempleados con dificultades para encontrar un empleo y que los sueldos que ofrecían oscilaban entre 1.200 euros y 2.000 euros al mes. Puga también aportó previsiones de crecimiento asegurando que la empresa aspiraba a facturar en 2020 más de 400 millones de euros de los cuales destinarán más de 250 a nóminas de conductores.

La realidad es muy diferente y es precisamente lo que queremos trasladar a la opinión pública a través de estas líneas. Ni todo es tan bonito ni el modelo es sostenible si no se cuida a lo más importante de esta ecuación; los conductores.

Tal y como ha podido comprobar ADSLZone, los empleados de Moove no cobran esos 2000 euros anunciados, ni si quiera se acercan. Con suerte los chóferes cobran alrededor de 1.000-1100 euros al mes con jornadas de trabajo interminables. Los contratos laborales son de 40 horas pero la empresa obliga a trabajar entre 50 y 60 a la semana dependiendo de la situación de cada conductor.

Las presiones también son una tónica habitual y es que la compañía cuenta con varios grupos de Whatsapp donde los mensajes para aumentar la facturación y los trayectos son la tónica habitual. “[email protected], estáis muy flojos de facturación, hay que darle mucha caña en el turno de noche!! ¡Estáis muy flojos de facturación! Pero muy flojos” reza uno de estos Whatsapps. “No dijeron las condiciones por lo cual no sabemos lo que tenemos que facturar”, replica uno de los conductores. Uno de los responsables zanja la conversación en mayúsculas, se acabaron las discusiones en este grupo, dije las condiciones”, a lo que replica otro empleado, “en algún cursillo se dijeron pero puede haber confusiones”. Cierra el tema el jefe… “las condiciones os las doy a cada uno en privado, se acabó el tema”.

vtc

Falta de transparencia

Precisamente esa falta de transparencia hace que algunos conductores trabajen más y otros menos por el mismo dinero. Conversando con varios de ellos nos confirman algunos que trabajan cinco días a la semana (12 horas al día) mientras que otros lo hacen cuatro días por el mismo dinero. Los incentivos tampoco están recogidos en ningún papel, los responsables los comunican de forma privada a los conductores y se niegan a plasmarlos en un documento. Varios conductores de hecho nos aseguran que esta falta de transparencia provoca que no se reciban las bonificaciones prometidas por buena puntuación de los clientes, ausencia de accidentes o superación de objetivos de facturación. En conversaciones a las que ha tenido acceso este portal los responsables de Moove aseguran que “no es política de empresa dejar por escrito las condiciones”. También tratan de evitar reflejar los horarios que deben cumplir los conductores siendo la comunicación verbal la forma utilizada para ampliar las jornadas de trabajo incumpliendo claramente los contratos que tienen los conductores. Precisamente, uno de los responsables de la garita de Chamartín espetó a uno de los conductores que únicamente pedía los cambios de horario por escrito… “tú lo que quieres es tener pruebas para ir al juzgado”.

En relación a las vacaciones, tampoco se pueden elegir. “SOLO SE PODRÁN COGER EN AGOSTO” indican los responsables. También marcan las fechas en función de la productividad y la afluencia de viajeros.

El crecimiento de MOOVE es tal que ofrecen 30 euros a los conductores para que traigan a otros chóferes a la flota, siempre y cuando duren 3 meses en la compañía. Como la rotación es tan elevada por las condiciones de trabajo, la empresa paga esos 30 euros en tres cómodas cuotas de 10 euros mientras que el candidato resista el ritmo. Por si fuera poco, algunos conductores que han empleado a conocidos en la empresa reconocen que nunca han cobrado los famosos 30 euros; “el clima es tan tenso que te da miedo pedir esos míseros 30 euros que te han dejado de pagar”, reconocen.

Vacaciones y bajas

Antonio, (nombre ficticio) nos explica que la empresa no ha respetado sus vacaciones. Me han dado apenas unos días en agosto cuando supuestamente acumulamos 2,5 días por mes trabajado. “Ellos me dicen que hay mucha carga de trabajo”.  Eso sí, se ofrecen a mandarme a Málaga para cubrir su feria a cambio de unas bonificaciones que luego posiblemente no vaya a cobrar…