¿Es tan malo Windows Defender?

Parece una opinión preestablecida de cualquier software de seguridad de los de Redmond. Es cierto que las primeras versiones de las herramientas de seguridad no ofrecían excesiva confianza. Sin embargo, ¿qué sucede con Windows Defender? Expertos creen que los antecedentes juegan en contra de los softwares de seguridad de Microsoft. Pero ¿realmente son herramientas de seguridad tan pobres a la hora de detectar y proteger el equipo de amenazas?

Muchos usuarios son reacios a dar una oportunidad a esta herramienta de seguridad. Al igual que sucede con Edge, donde los precedentes no lo dejan avanzar (hablamos de Internet Explorer), algo similar está sucediendo al software de seguridad de los de Redmond.

Pero todo tiene un inicio, y en esta ocasión, vamos a comenzar por él.

Security Essentials: Punto de partida

Podría decirse que es el punto negro que está perjudicando a Windows Defender, a pesar de que este ya ha desaparecido. Aunque pueda parecer exagerado, muchos creen que la solución actual de seguridad vive a la sombra de su predecesor. El comienzo de Security Essentials fue duro y nefasto. Las pruebas de empresas especializadas se sucedían y los resultados no mejoraban. Era de los peores resultados obtenidos a nivel de detección, de la mano de softwares que no disponían de tanta inversión para desarrollar las funciones.

Es cierto que, poco a poco, los resultados comenzaron a mejorar. Pero el daño ya estaba hecho y la reputación de Security Essentials era mala. Fue a mediados de 2015 para ser más exactos cuando los resultados cambiaron por completo. Como ya hemos indicado, demasiado tarde.

Con la llegada de Windows 10 implicó la llegada de Microsoft Edge como navegador web y de Windows Defender como herramienta antivirus preinstalada en el sistema.

Windows Defender funciona mejor que Security Essentials

Nosotros hemos decidido probar la herramienta durante un mes. En este periodo, no nos hemos privado a la hora de navegar y descargar archivos. El resultado ha sido satisfactorio, sobre todo en lo que se refiere a intrusividad. El usuario verá muy pocos pop-ups durante el funcionamiento, y posee una utilización de recursos escasa, por no decir nula. Hemos llegado a comprobar que en lo que se refiere a RAM como mucho ha utilizado 10 MB. En el caso de CPU, el porcentaje se sitúa muy cerca del 0%.

Es decir, se trata de un software minimalista. El usuario tiene que saber cuál es la verdadera finalidad y el alcance real de las funciones del mismo.

Sin embargo, hay algunas pruebas que también dejan en mal lugar a Windows Defender. ¿Por qué sucede esto? En este momento, vamos a romper una lanza a favor de la solución actual y la ya desaparecida Security Essentials. En los test realizados, se busca qué herramienta detecta más amenazas. Es decir, un abanico bastante amplio, y muchas veces incluso poco habitual. Por este motivo conviene entender porcentajes próximos al 70% en lo que se refiere a detección de amenazas. Desde Microsoft analizan cuáles son las amenazas más comunes que están afectando o podrían hacerlo en un futuro próximo. Gracias a este análisis se confeccionan las definiciones de virus que llegan a los equipos de los usuarios.

Sí, es cierto que Security Essentials no ofrecía un buen funcionamiento, pero también los es que se utilizaron estos test que podemos describir como extremos para generar cierto desprestigio.

¿La solución de Microsoft complementada con otra herramienta? No es recomendable

Después de varias semanas, podemos decir que sí se puede utilizar Windows Defender sin ningún problema, aunque no es recomendable hacer uso de este con otra herramienta de seguridad. Lo que sí se puede hacer es instalar una herramienta antimalware que se ejecute de forma periódica y que sirva como complemento a la herramienta de seguridad de Microsoft.

¿Has probado Windows Defender? ¿Qué opinas de su funcionamiento?


Via: www.redeszone.net
¿Es tan malo Windows Defender? ¿Es tan malo Windows Defender? Reviewed by Lydecker Black on 13:07 Rating: 5