miércoles, 14 de junio de 2017

Ya se puede descargar Tails 3.0, la distro amnésica por excelencia, que como siempre nos llega impulsada por las tecnologías del proyecto Tor, para proporcionarnos el máximo anonimato y permitirnos acceder sin complicaciones a la darknet (o por lo menos a una parte de ella).

Es una edición un poco especial, ya que dice adiós a las arquitecturas de 32 bits, siguiendo el ejemplo reciente de otras ilustres como Arch Linux, para centrarse en los ordenadores de 64 bits. Malas noticias para los usuarios de equipos antiguos y –algunos- netbooks Atom, la privacidad también tiene un precio.

La decisión ha venido motivada por la disminución de la base de usuarios que usan dicha plataforma, así como la necesidad de implementar diversas tecnologías (ASLR, NX Bit, PIE) que la hacen más resistentes a los exploits (aunque un procesador más nuevo no significa siempre más seguridad, lo acabamos de ver con Intel ME…).

Este movimiento también facilitará un desarrollo más sostenible del proyecto, en el que ya no habrá que preocuparse por crear imágenes híbridas y hacer malabarismos de compatibilidad entre kernels y espacios de usuario de diferentes arquitecturas.

Tails 3.0 se basa en Debian 9 Stretch , próxima versión estable del conocido como sistema universal, la cual sale en unos días. Así que repasando sus características, vemos también un poco a lo que apunta la propia Debian: Kernel 4.9 LTS y un escritorio GNOME Shell 3.22 que en el caso de Tails recupera los tonos oscuros con la versión dark de Adwaita, al tiempo que mantiene un cierto aspecto clásico tirando de extensiones.

Un cambio bastante radical es el de la pantalla de bienvenida. Ahora encaja mejor con el conjunto del escritorio y es mucho más intuitiva, facilitando la configuración inicial de aspectos como el teclado, el lenguaje, o la persistencia del sistema. Por contra se esconden algunas opciones más avanzadas como las que permitía crear bridges, establecer la contraseña de administrador o cambiar la dirección MAC de nuestra tarjeta de red, que entran directamente en el apartado de configuración adicional.

A nivel de aplicaciones, la estrella es el navegador Tor Browser 7.0, ahora basado en la última de edición de soporte extendido de Firefox (ESR 52) y que incluye diversas ventajas a nivel de sandboxing.

Hace tiempo que otros software ilustre de anonimato como i2p no brilla en la distro, pero no podemos decir que el resto de aplicaciones carezca de interés. Basta mirar las que se actualizan para la ocasión, con importantes saltos de versión (y es que entre una Debian y otra siempre pasan muchas cosas):

  • El gestor de contraseñas KeePassX pasa de 0.4.3 a 2.0.3 con adopción de nuevo formato (KeePassX 2).
  • La suite ofimática LibreOffice de 4.3.3 a 5.2.6.
  • EL software vectorial Inkscape de 0.48.5 a 0.92.1.
  • El editor de audio Audacity de 2.0.6 a 2.1.2.
  • Enigmail, el complemento que nos permite enviar correo cifrado con Thunderbird pasa de la edición 1.8.2 a la 1.9.6.
  • MAT es una herramienta con interfaz gráfica que nos permite eliminar los metadatos de diversos tipos de archivos (imagen, audio, texto). Ahora alcanza la edición 0.6.1.
  • La herramienta de accesibilidad Dasher de 4.11 a 5.0.
  • Y el software de gestión de versiones Git pasa de la versión 2.1.4 a la 2.11.0.

Además se han solucionado diversos bugs de ediciones previas, se ha simplificado el asunto de la persistencia (adiós al modo lectura que casi nadie utilizaba), renombrado alguna que otra aplicación, y establecido nuevos atajos de teclado.

Un resumen completo de las novedades, así como los correspondientes enlaces de descarga, están disponibles en la web del proyecto.

Recordad que Tails es una distro que se ejecuta en modo live. No está diseñada para ser instalada en nuestros equipos, pero si incluye un modo persistente que nos permite guardar los datos en el pendrive o dispositivo externo que utilicéis.


Via: lamiradadelreplicante.com