viernes, 9 de junio de 2017

La Universidad de Queensland (University of Queensland (UQ)) junto con la compañía Lockheed Martin, han anunciado su trabajo conjunto en la creación de chips que utilicen las vibraciones como “fuente de energía” en lugar de la electricidad como los actuales. Esto abre la puerta a su uso en el espacio, pero también en otras muchas aplicaciones en nuestro planeta.

Uno de los responsables del proyecto explica que el uso de vibraciones en lugar de electricidad, hace a los chips más “robustos” frente a su exposición a la radiación cuando se encuentran tanto en la órbita terrestre como en el espacio profundo. El proyecto forma parte de la iniciativa UQ’s Precision Sensing que quiere liderar el desarrollo de nanotecnologías que puedan ser aplicadas en áreas como la detección, la salud y la comunicación.

Chips “alimentados” por vibraciones en lugar de electricidad

Además de su utilización en el espacio, sus características especiales también ayudarían a una mejor disipación del calor de los propios chips y también a una mejora de su eficiencia energética en los ordenadores del futuro. El proyecto se beneficiará de la inversión del gobierno australiano que no quiere quedarse atrás en la carrera de las tecnologías cuánticas. En total, han conseguido 128 millones de dólares australianos para llevarlo adelante.

chip-procesador

El profesor Bowen nos cuenta que, en contraste con los ordenadores actuales, que se basan en corrientes eléctricas, esta nueva investigación buscará utilizar las vibraciones mecánicas en los chips de los ordenadores para conseguir el mismo funcionamiento. Como hemos comentado, la resistencia a la radiación, lo convierte en algo idóneo para el espacio. Además, no podemos dejar de lado la mejora de la eficiencia energética.

No obstante, por el momento no se han facilitado muchos más detalles sobre el proyecto y todo se quedan en una explicación demasiado genérica de los objetivos. Seguiremos de cerca la evolución de esta iniciativa que, por su descripción, tiene mucho potencial. Sin embargo, ya sabemos cómo son estas cosas y puede que nunca volvamos a saber nada más.

Curiosamente, la Universidad Ben Gurion de Israel, tiene en marcha una investigación que demuestra que es posible robar información a través de las vibraciones y sonidos generados por el procesador y sus ventiladores. No sabemos si habrán tenido esto en cuenta para la creación de los chips basados en vibraciones mecánicas… o sí.


Via: www.adslzone.net